¿Qué es una Comunidad de Bienes?

comunidad-de-bienes

Cuando se pretende explotar un negocio común por parte de varios interesados y cada uno de ellos es indispensable por su aportación (tanto en aptitudes como en materiales), lo más usual es pensar en constituir una sociedad.

 

Sin embargo, hay otra opción: formar una “Comunidad de Bienes“.

Como su nombre indica, el grupo de personas que van a conformar el equipo de trabajo podrán aportar su “grano de arena” y, a cambio, recibirán un porcentaje de participación en los beneficios que dé ese negocio en común.

 

Entre las muchas ventajas, se encuentran:

 

  • No hay que incurrir en gastos de constitución: ni notaría, ni Registro Mercantil, ni solicitud de denominación social… Tampoco depositar capital social
  • Los socios abonarán las cuotas de autónomos: esto es, disfrutarán de sus bonificaciones actuales.
  • Las aportaciones pueden ser materiales, mercancías, dinero efectivo… O explotación de patentes, marcas, trabajo activo…

¿Qué hacer para poder, entonces, fundar una Comunidad de Bienes?: Se tendrá que firmar un contrato privado entre las partes interesadas, dándola de alta y a sus comuneros frente a la AEAT y la Seguridad Social.

 

Eso sí: este contrato privado deberá hacerse público presentándolo ante la Administración Pública.