Aspectos clave en la tributación del alquiler vacacional

Los alquileres vacacionales son el nuevo punto de mira de la Agencia Tributaria. Muchos de los contribuyentes que disponen de un inmueble con esta finalidad, la cruda realidad es que no declaran sus ingresos generados por el alquiler vacacional. El modelo 179 tiene como finalidad que se declaren datos relevantes en relación a los ingresos derivados de este tipo de alquileres: titular de vivienda, inmueble que es objeto de cesión, días de cesión e importe recibido.

Desde EMA, Asesoría y Gestoría en Móstoles, analizaremos los aspectos clave a tener en cuenta en la tributación del alquiler vacacional.

banner-alquiler-vacacional

Qué es el alquiler vacacional

Comencemos por el principio. ¿Qué se entiende por alquiler vacacional? Podríamos definirlo como un inmueble cuya finalidad es el uso turístico, que se rige por la Ley de arrendamientos urbanos, por el cual su propietario adquiere unos ingresos económicos. Toda propiedad que quiera ser catalogada como alquiler vacacional, debe encontrarse registrada en el Registro de Turismo de su Comunidad Autónoma correspondiente. En el caso de la Comunidad de Madrid, si estás interesado en registrar una vivienda como alquiler vacacional, puedes realizarlo en el siguiente enlace.

Es importante recalcar, que la principal diferencia entre un alquiler vacacional  y un alquiler es el tiempo del disfrute. Los primeros no son alquilados durante todo el año, sino que se alquilarán a diferentes personas por una franja de días concretos.

Requisitos para poder ser considerado alquiler vacacional

Para que un inmueble pueda ejercer como un alojamiento debe cumplir una serie de requisitos en las siguientes materias:

  • Medio ambiente
  • Residuos
  • Seguridad
  • Urbanismo
  • Accesibilidad
  • Construcción e Instalaciones
  • Seguridad
  • Actividades
  • Protección acústica
  • Salubridad
  • Suministro de agua…
alquiler-vacacional

Cómo declarar ingresos del alquiler vacacional

Vayamos al meollo del asunto: tal y como os comentamos al inicio del post, todos los ingresos generados por parte de los alquileres vacacionales deben de ser reflejados en la declaración de la Renta. En ella, se debe reflejar el periodo de tiempo en el que la vivienda se encuentra alquilada o vacía.  A continuación analizamos cada caso.

Tributación de la vivienda durante el tiempo que ha estado ocupada

El capital inmobiliario generado por el periodo de tiempo en el que la vivienda ha estado alquilada, deberá ser declarado en la declaración de la Renta. Este importe a declarar, deberá ser neto, es decir la totalidad de los beneficios obtenidos.

Por otro lado, es posible aplicar una serie de deducciones:

  • Gastos de financiación: intereses de capitales ajenos empleados para la mejora de la vivienda. Al igual que los gastos de financiación empleados para llevarlos a cabo.
  • Gastos de conservación y reparación: aquellos derivados para la buena conservación del inmueble.
  • Tributos y recargos no estatales: como por ejemplo el IBI o la tasa de basura.
  • Gastos pagados a terceros: administración, jardinería, portería, gastos de comunidad…
  • Gastos de formalización de arrendamiento
  • Importe de las primas de contratos de seguro: responsabilidad civil, robo, incendio, roturas por naturaleza analógica… cuando estos sean abonados por el propietario.
  • Gastos de servicios o suministros de la vivienda: que son abonados por el propio como la luz, el gas, agua, Internet…
  • Gastos destinados a la amortización de la vivienda: siempre que respondan a su depreciación.

Todos los gastos donde podemos englobar financiación, intereses o aquellos generados para la reparación o conversación de la vivienda tendrán como límite el importe de los ingresos generados por el alquiler. Otro factor fundamental a tener en cuenta, es que como la vivienda no se ha alquilado durante todo el año, la mayoría de los gastos detallados no podrán ser deducidos en su totalidad. 

Tributación de la vivienda durante el tiempo que ha estado vacía

Durante el tiempo que la vivienda se haya encontrado sin alquilar, se deberá tributar como imputación de rentas inmobiliaria. ¿Esto qué quiere decir? Pues que el dueño del inmueble deberá incluir en su base imponible general como renta imputada la cantidad proveniente de aplicar el 2% del valor catastral de la vivienda (o el 1,1% si son valores catastrales revisados en los últimos 10 años).

La imputación de rentas inmobiliaria deberá aplicarse de manera proporciona al tiempo en que el inmueble se haya encontrado vacío.

¿Qué ocurre si el alquiler vacacional proviene de mi vivienda habitual?

Cada vez está más de ‘moda’ que se opte por alquilar la vivienda donde uno vive durante un periodo de tiempo determinado, como por ejemplo los meses de vacaciones. Es importante recalcar, que en estos casos la vivienda perderá su carácter de vivienda habitual durante ese periodo de tiempo.

Requisitos para que una vivienda pueda considerar como vivienda habitual:

  • Que el inmueble haya sido empleado como residente durante al menos tres años de manera continuada.
  • La vivienda debe ser empleada de manera permanente por el propio contribuyente

Conclusiones

Si optamos por obtener un ‘dinerillo extra’ mediante un alquiler vacaciones de una vivienda que se encuentre en nuestra posesión, será fundamental tener en cuenta todo lo detallado a lo largo del artículo. En el caso de no hacerlo, podremos tener grandes consecuencias con Hacienda.

El equipo de EMA, asesoría y gestoría en Móstoles, ponemos a tu disposición todos nuestros conocimientos y servicios  de gestoría administrativa, asesoría fiscal, contable y laboral, además de nuestros servicios auxiliares.  ¡Contacta con nosotros! Estaremos encantados de ayudarte.