En algún momento de nuestra vida todos hemos ‘soñado’ con llegar a ser nuestro propio jefe. Si a lo largo de estas vacaciones, frente al mar, la montaña o cualquier lugar que te haya servido para ‘meditar’ has reflexionado sobre si llegó tu momento de emprender… Definitivamente este es tu post. A lo largo del artículo analizaremos los tipos de empresas existentes, qué pasos debes seguir para crear tu propia empresa. ¿Comenzamos?

Cómo crear una empresa

Comencemos por el principio. EL primer paso para emprender es tener una idea viable. ¿Esto qué quiere decir? Pues que nuestra idea de emprendimiento debe de ser rentable a la hora de emprender. Es decir, que nos va a dar dinero. Tener una buena idea no es el cien por cien del nuestro éxito empresarial, pero sí es una gran parte. Para dar forma a nuestra idea de proyecto es interesante realizarnos una serie de preguntas llevando a cabo el conocido DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades). De esta manera analizaremos de manera tanto interna como externa factores que nos ayudará a la hora de emprender. A continuación os mostramos algunas preguntas fundamentales:

  • Debilidades

¿Qué aporta mi idea de valor al mercado?

¿Tengo los conocimientos suficientes para emprender?

¿Cuál es mi modelo de negocio?

¿Dispongo de suficientes fondos?

 

  • Amenazas

¿Existe un mercado para mi propuesta?

¿Conozco lo suficiente al mercado y a la competencia?

¿Tengo claro mi target?

 

  • Fortalezas

¿Qué es lo mejor que se hacer?

¿Qué me diferencia de la competencia?

 

  • Oportunidades

¿El mercado está en auge?

¿Existen nuevas herramientas que puedo aprovechar?

 

Una vez hayamos dado forma a nuestra idea de negocio una opción muy viable para todo nuevo emprendedor es hacer uso de la herramienta Autodiagnóstico de actitudes emprendedoras, la cual nos facilitará la ardua tarea de emprender. Para hacer uso de la plataforma tan solo deberás rellenar un cuestionario sobre siete grupos de características personales, después recibirás recomendaciones para llevar a cabo tu emprendimiento.

Otra herramienta gratuita indispensable es Plan de Empresa llevada a cabo por la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa (DGIPYME). Gracias a la plataforma podrás conocer la viabilidad de tu proyecto.

Tipos de empresa

Una vez tengamos clara nuestra idea de negocio, llegó el momento de decidir un tema de gran importancia. ¿Ser autónomo o fundar una sociedad mercantil?  Para facilitarte la respuesta a esta gran pregunta a continuación proporcionamos los diferentes tipos de empresa existentes en España en la actualidad. ¡Toma nota!

En primer lugar hay tres aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de decidir qué tipo societario es el que más se ajusta a nuestras necesidades: responsabilidad, número de socios y capital social.

Socio único

Si estás pensando en emprender de manera individual, a continuación detallamos los tipos de empresa en relación al tipo de responsabilidad (limitada o ilimitada) que más encaje con tu perfil. Pero, ¿qué diferencia hay exactamente entre un tipo de responsabilidad y otro?

La responsabilidad limitada hace referencia a que la responsabilidad de cada socio a la hora de responder ante una deuda de la sociedad se limita exclusivamente a su inversión en el negocio. Esto quiere decir, que los activos personales de cada socio quedan excluidos (quedando totalmente a salvo).

En cambio, la responsabilidad ilimitada incluye los bienes personales de cada socio a la hora de por ejemplo realizarse el pago de una deuda por parte de la empresa.

emprender-banner

Responsabilidad Limitada

Emprendedor de Responsabilidad Limitada

Persona física con responsabilidad limitada (no responde con bienes propios bajo en determinadas condiciones) que en nombre propio o en nombre de una empresa, desempeña una actividad económica o profesional. El emprendedor de responsabilidad limitada no tiene un mínimo de capital legal para su constitución. Para poder acogerse a esta figura será necesario su inscripción y publicidad a través del Registro Mercantil y en el Registro de la Propiedad.

Responsabilidad Ilimitada

Empresario individual (Autónomo)

Por empresario individual entendemos a aquella persona física que es conocida como una empresa unipersonal, la cual está dirigida por una única persona sin haber distinción legal entre la persona física y el negocio (por ello la responsabilidad es ilimitada). Una de sus principales ventajas son la rapidez de su constitución y la facilidad de ejecución respecto a la plena autonomía del empresario individual o autónomo en relación a otras empresas que se encuentran sujetas a mayores regulaciones.

Empresa de Responsabilidad Limitada

En el caso de que seáis más de una persona quienes estéis pensando en montar una empresa de manera conjunta analizamos qué tipo de sociedad de responsabilidad limitada podéis llevar a cabo. Cabe destacar, que algunas de las siguientes sociedades permiten un único socio.

Sociedad Anónima

Sociedad mercantil cuyo capital social se encuentra dividido por acciones (aportaciones de todos los socios). Para poder constituir una Sociedad Anónima es imprescindible un capital mínimo de 60.000 euros y un mínimo de un socio. Cada socio solo responderá a las deudas sociales en relación al capital aportado a la sociedad.

Sociedad Anónima Laboral

Sociedad Anónima que se caracteriza porque su capital social es propiedad de los trabajadores de dicha empresa, los cuales tienen una relación laboral por tiempo indefinido. Este tipo de sociedad necesita de un mínimo de dos socios trabajadores para su constitución y de un capital social mínimo de 60.000 euros. La responsabilidad de cada socio queda limitado a la cantidad aportada a la empresa.

Sociedad de Responsabilidad Limitada

Sociedad mercantil constituida por un mínimo de un socio cuya responsabilidad se limita únicamente al capital aportado (capital mínimo de 3.000 euros para su creación). Dicho capital social se encuentra integrado por las aportaciones de todos los socios divididos en participaciones sociales.

Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral

Al igual que en caso de la Sociedad Anónima Laboral, este tipo de sociedad tiene la peculiaridad de que la mayoría del capital social pertenece a los trabajadores de la empresa. Para su constitución será necesario un mínimo de dos socios (los cuales responderán solo con la cantidad aportada a la empresa) y de un capital social mínimo de 3.000 euros.

Sociedad Limitada de Formación Sucesiva

Sociedad mercantil (con personalidad jurídica propia) que no tiene un mínimo de capital social para su constitución. Cabe destacar, que hasta que la cifra de capital social no alcance los 3.000 euros la sociedad estará sujeta al régimen de formación sucesiva. ¿Esto qué quiere decir? Pues que la empresa deberá disponer de una reserva de al menos un 20% en relación al beneficio del ejercicio, solo podrán ser repartidos los beneficios cuando el valor del patrimonio neto (una vez realizado el reparto de dividendos) no sea inferior al 60% del capital legal mínimo y además los beneficios anuales repartidos a cada socio no deberá superar el 20% del patrimonio neto.

Sociedad Limitada Nueva Empresa

Este tipo de Sociedad mercantil se encuentra regulada a modo de tipo de Sociedad de Responsabilidad Limitada, con la finalidad de promover la creación de nuevas pequeñas y medianas empresas. Esta modalidad de Sociedad Limitada tiene como objetivo resolver tres grandes problemáticas empresariales: la financiación, la lucha de control de la sociedad por los socios y la sucesión generacional.

Al ser una Sociedad Limitada el capital social se encuentra dividido por participaciones sociales, y los socios no responderán personalmente a las deudas sociales. Para su constitución será necesario un máximo de 5 socios (en el momento de su creación) y de un capital mínimo de 3.000 euros y un máximo de 120.000 euros.

Sociedades Profesionales

Este tipo de sociedad se caracteriza por su creación bajo la finalidad de llevar a cabo un ejercicio en común de una actividad profesional, la cual debe ser acreditaba mediante una titulación universitaria oficial o profesional (además de estar inscrito en el correspondiente Colegio Profesional). Las Sociedades Profesionales exigen un mínimo de un socio y el capital social dependerá de la forma social que adopte.

Sociedad Cooperativa

Una cooperativa es un tipo de  empresa constituida por personas que se asocian para poder llevar a cabo actividades empresariales en régimen de libre adhesión y baja voluntaria. Este tipo de sociedades se dan en aquellas empresas que tengan como objetivo la colaboración entre sus socios para alcanzar un bien común a través de la creación de un patrimonio común el cual será irrepartible.

Sociedad Cooperativa de Trabajo Asociado

Este tipo de cooperativa tiene como objetivo proporcionar a sus socios puestos de trabajo mediante la organización en común de producción de bienes o servicios para terceros. Para su constitución será necesario un mínimo de tres socios, los cuales deberán aportar el capital mínimo establecido en los estatutos.

Entidades de Capital-Riesgo

Se puede definir como una estrategia de inversión con la finalidad de maximizar el valor de una empresa, la cual una vez esta se haya alcanzado el capitalista se retire obteniendo el beneficio deseado. Para su constitución será necesario al menos 3 miembros en el Consejo de Administración. El capital social mínimo es el siguiente:

  • Sociedades de Capital Riesgo: Mínimo 1.200.000 €
  • ECR-Pyme: Mínimo 900.000 €
  • Fondos de Capital-Riesgo: Mínimo 1.650.000 €

Sociedad de Garantía Recíproca

Al igual que en el caso anterior, este tipo de sociedades tienen como objetivo facilitar la financiación a pequeñas y medianas empresas (PYMES). Para su formación será necesario un mínimo de 150 socios, además de un capital social mínimo de 10.000.000 euros. La responsabilidad de cada socio irá en función de su aportación a la empresa.

Empresa de Responsabilidad Ilimitada

A continuación mostramos aquellas sociedades que podrás llevar a cabo si te decantas por una responsabilidad ilimitada.

Comunidad de Bienes

La Comunidad de Bienes podría definirse como la asociación entre autónomos. Este tipo de empresa no tiene personalidad jurídica propia, por lo tanto se rige por el Código de Comercio y por el Código Civil. Para la constitución de una Comunidad de Bienes no existe un capital social mínimo a aportar, se puede aportar bienes, dinero o trabajo. Pero no se puede aportar únicamente las dos últimas. Es importante recalcar que cada comunero (socio) responderá de manera ilimitada a las deudas sociales, siendo imprescindible un mínimo de dos comuneros para su creación.

Sociedad Civil

Al igual que en el caso anterior este tipo de sociedad se rige por el Código de Comercio y por el Código Civil. Se puede definir como un contrato entre dos o más socios, los cuales aportan un capital social (no existe un mínimo), con la finalidad de conseguir ganancias económicas los cuales serán repartidos entre los socios. Cabe destacar que la Sociedad Civil podrá tener personalidad jurídica en función de si los pactos son públicos o secretos.

Sociedad Colectiva

Sociedad mercantil compuesta por un mínimo de dos socios, los cuales en nombre colectivo y bajo una razón social realizan actividades mercantiles o civiles. Todos los socios responderán a las deudas sociales ilimitadamente, llegando a responder con su propio patrimonio. Cabe destacar que no existe un capital social mínimo para su creación.

Sociedad Comanditaria por acciones

Este tipo de sociedad mercantil exige un mínimo de dos socios fundadores y un capital mínimo de 60.000 euros, el cual se encuentra dividido en acciones. Es importante tener en cuenta que al menos uno de los socios deberá ejercer como administrador de la sociedad, respondiendo además personalmente con las deudas sociales (socio colectivo). Los socios comanditarios, en cambio, tendrán una responsabilidad limitada.

Sociedad Comanditaria Simple

Sociedad mercantil de carácter personalista constituida por un mínimo de dos socios. Este tipo de sociedad al igual que en caso anterior, se encuentra compuesto por socios colectivos y socios comanditarios. La Sociedad Comanditaria Simple se puede definir como una comunidad de trabajo caracterizada en que los socios comanditarios solo aportan capital social (y no laboral a la sociedad) los cuales responderán limitadamente a las deudas sociales. Los socios colectivos aportarán trabajo a la empresa (no siendo indispensable la aportación de capital social), siendo en cambio su responsabilidad ilimitada.

Conclusiones

A la hora de emprender y comenzar un rumbo profesional donde podremos ser nuestro propio jefe, es importante tener en cuenta el número de socios que compondrán la Sociedad, el capital del que disponemos y sobre todo el tipo de responsabilidad social que estamos dispuestos a tener.

Si tras leer el post han surgido en tu mente un sinfín de dudas… ¡contacta con nosotros! Desde EMA, asesoría y gestoría en Móstoles, pondremos a tu disposición todos nuestros conocimientos en gestoría administrativa, fiscal y contable, para que puedas emprender de manera rápida y eficaz.